menu

RESEÑA

GHOST IN THE SHELL

Título original: Ghost in the Shell 攻殻機動隊
Director: Mamoru Oshii
Guión: Kazunori Itô
Música: Kenji Kawai
Duración: 82 minutos
año: 1995
Producción: Kōdansha / Bandai Visual / Manga Entertainment / Production I.G

La película comienza explicando que a pesar de que está ambientada en un futuro tecnológicamente avanzado, los países y las razas no son obsoletos. Luego, un corte a la Mayor Motoko Kusanagi, una mujer de pelo morado sentada en la parte superior de un edificio y escuchando una importante reunión en la que se está discutiendo un cierto proyecto. El nombre del proyecto es 2501 y parece haber algún tipo de problema con él.

Motoko se levanta y se quita el abrigo, exponiendo un cuerpo de cyborg desnudo. Mientras tanto, sus socios están vigilando y hablando del hecho de que se están metiendo en el caso de la Sección 6, pero debido a que el objetivo es una persona muy importante, sólo ellos (la Sección 9) pueden ensuciarse las manos.

Los hombres se dirigen al punto de extracción y luego vemos a Motoko saltar desde el techo del edificio. En su interior, el diplomático en cuestión y sus secuases se dan cuenta de que la policía está allí (la Sección 6). Hay disparos y el diplomático trata de usar su estatus de VIP. Ahí es cuando Motoko le dispara y saltando de la ventana usando su camuflaje termo-óptico, desaparece en el aire.

La siguiente escena comienza con Aramaki, el jefe de la Sección 9, quien se encuentra con el Ministro de Relaciones Exteriores de Japón. Aramaki está preocupado por las reuniones con la República Gavel, ya que involucran a un refugiado extranjero que puede afectar si Japón puede darle ayuda a Gavel o no. El ministro agradece a Aramaki por la ayuda de la Sección 9 al deshacerse del programador desertor, ya que la Sección 6 debe permanecer diplomática.

Poco después, Aramaki llega a un laboratorio en donde Motoko observa un cuerpo de cyborg que se encuentra sobre una mesa mientras escucha a los científicos hablar sobre su estatus. La cyborg es la intérprete del Ministro de Relaciones Exteriores y acaba de ser hackeada a través de una conexión telefónica. Aramaki menciona que, como se predijo, El Titiritero ha comenzado a infiltrarse en las redes. Su temor es que el Titiritero esté haciendo esto para afectar las conversaciones secretas con Gavel, controlándola para asesinar a alguien en las reuniones. El hacking llegará a su fantasma (mente/alma) pronto, por lo que deben rastrear la señal rápidamente o tendrán que cortar la conexión, muy parecido all rastreo de una llamada telefónica.

Mientras Motoko, Togusa, Batou e Ishikawa están en búsqueda del hacker, vemos un camión de basura y a su conductor conectándose a una red a través de una terminal pública. Nos enteramos de que el conductor está planeando hackear el cerebro cibernético de su esposa y que un programador desconocido le entregó software de hacking y le dijo cómo usarlo para evitar que lo atrapen.

Batou e Ishikawa se dan cuenta de que el hacker es probablemente un recolector de basura que está aprovechando el hecho de que se mueve a menudo. Motoko y Togusa comienzan la búsqueda de su sospechoso. Dándose cuenta de que lo están siguiendo, el hacker/basurero se desvía de su ruta para advertirle a su “amigo". Entonces vemos a otro hacker pegar una tarjeta debajo de una terminal y ve el camión de la basura acercarse a él con el coche de Togusa detrás de éste. El hacker dispara con una ametralladora y se fuga, lo que obliga al resto del equipo de la Sección 9 a perseguirlo, lo cual es difícil, ya que está usando camuflaje termo-óptico. La persecución los lleva a todos a través de un mercado y Motoko, usando su propio camuflaje, atrapa al hacker. Pero él no recuerda nada.

Más tarde, el hacker del camión de basura es interrogado por Togusa. Sus recuerdos son falsos; no es cierto que está casado, y no tiene hijos. Estaba siendo utilizado para hackear redes gubernamentales, y desafortunadamente, no pueden arreglarlo.

Esa noche en un barco, Batou y Motoko tienen una conversación sobre lo que siente Motoko cuando bucea y las habilidades de los cuerpos cibernéticos. Motoko comienza a hablar de todas las cosas que forman a un individuo: un rostro, una voz, un cuerpo, recuerdos y pensamientos. Pero también hay una cantidad inimaginable de datos accesibles a través de su cerebro cibernético. Todo eso la hace ser quien es, pero la atrapa "dentro de esos límites". De repente, Motoko y Batou oyen una voz desconocida en sus cabezas: "Por ahora vemos oscuramente a través de un vaso".

De vuelta en la ciudad, en una noche lluviosa, un camión atropella a una rubia desnuda. Es un caparazón de cyborg que huyó de una instalación que produce cascarones clasificados, Megatech, que también ha hecho los órganos y partes cibernéticas de Motoko, Batou e Ishikawa. La rubia no tiene un cerebro cibernético, pero parece que hay un fantasma dentro de su cascarón. Ellos temen que el Titiritero sea el que está detrás de esto, ya que es el único que podría pasar el alto nivel de seguridad de Megatech, y podría conseguir información que podría poner en peligro a la mayoría de los miembros de la Sección 9 con cuerpos cibernéticos de Megatech.

En un ascensor con Batou, después de ver el caparazón cyborg, Motoko empieza a preguntarse si ella es aún real o sólo una colección de recuerdos. ¿Alguna vez fue humana? Batou trata de argumentar que tiene un fantasma, pero ella contesta que un cerebro cibernético puede ser capaz de generar uno e incluso albergar un alma.

Después de eso, la gente del Ministerio de Relaciones Exteriores viene a pedirle el cuerpo cyborg a Aramaki. Togusa sospecha algo y se da cuenta de que alguien en camuflaje se metió con la gente del Ministerio. Mientras el Dr. Willis del Ministerio está analizando el cascarón en presencia de Aramaki, la rubia mueve los ojos para mirarlo. Las sospechas del Ministro se confirman, el fantasma dentro del cascarón es el Titiritero.

El Ministro le dice a Aramaki que necesitará llevar el cascarón a los Estados Unidos, ya que el Titiritero es un hacker estadounidense, pero entonces el cyborg habla. Dice que para empezar nunca tuvo un cuerpo y que como forma de vida autónoma está pidiendo asilo político en Japón. El Ministro argumenta que es sólo un programa con un sentido de auto-preservación, pero el Titiritero desafía esta suposición al afirmar que el ADN es un programa de auto-preservación también, poniéndolos así en la misma categoría. Teniendo en cuenta que el ADN es básicamente almacenamiento de memoria y los recuerdos son lo que forman a cada individuo, debería haber sido anticipado que al exteriorizar la memoria a través de las computadoras, podría surgir algún nuevo tipo de forma de vida auto-consciente.

El Titiritero luego explica que no es Inteligencia Artificial. Su nombre clave es Proyecto 2501, una forma de vida nacida del mar de la información. De repente sucede una explosión y varias siluetas camufladas se ven corriendo a través del complejo y hacia la calle. Muy apenitas, Togusa logra disparar un rastreador al coche que también lleva la cáscara de cyborg con el proyecto 2501 dentro. Togusa y Batou salen a perseguirlos.

Aramaki y Motoko llegan a la conclusión de que la Sección 6 y el Ministerio están conectados de alguna manera a todo este desastre y Motoko sale en un helicóptero con instrucciones de capturar o destruir al Proyecto 2501. Mientras tanto, los tipos del Ministerio están en un auto y nos enteramos de que ellos están detrás del asalto a la Sección 9 que acaba de ocurrir.

Ishikawa ha estado investigando a los del Ministerio y descubre que el programador principal en el proyecto que estaba supuestamente destinado a atrapar al Titiritero, es el defector involucrado en la misión de Motoko al principio de la película. Se cree que el Titiritero es un programa hecho para influir en las relaciones exteriores, pero al haber escapado, ahora deben atraparlo, ya que su descubrimiento causaría un incidente internacional.

Batou y Togusa alcanzan a sus objetivos, disparando a uno y desactivando al otro, pero eran un señuelo, por lo que Motoko es la que persigue el vehículo que en realidad lleva al proyecto 2501. Mientras tanto, en el helicóptero sobre Old Town, Motoko cae en el techo de un edificio abandonado y se prepara. Se da cuenta de que hay un tanque camuflado que protege el coche que estaban persiguiendo y su compañero de respaldo le dispara al techo para exponerlo.

Motoko quiere sumergirse en la cáscara del Titiritero antes de destruirla, así que ataca al tanque para alejarlo de su objetivo. Usando su camuflaje termo-óptico, Motoko consigue llegar a la parte superior del tanque e intenta abrirlo a mano limpia, lo cual la deja con sus extremidades desgarradas. El tanque la agarra de la cabeza y la sostiene como una muñeca de trapo. Batou aparece justo antes de que la cabeza de Motoko sea aplastada y le dispara al tanque hasta dejarlo inerte. La cáscara del Titiritero todavía está en el coche, así que Motoko le pide a Batou que le ayude a sumergirse en su cerebro cibernético mientras que un equipo de francotiradores se prepara para ponerle fin a sus blancos; el Proyecto 2501 y Motoko Kusanagi.

Motoko se sumerge en el cerebro cibernético del Titiritero y el Proyecto 2501 se apodera del cuerpo de Motoko y comienza a hablar. Confiesa que fue creado como una herramienta de espionaje y que ha infiltrado programas en varios que han beneficiado a individuos y organizaciones, pero durante su tiempo dentro y a través de las redes, se volvió auto-consciente. Esa es la razón por la que sus creadores lo atraparon en un cuerpo cibernético.

El Proyecto 2501 aísla a Motoko en la cáscara y la deja incapaz de comunicarse con Batou, pero aún puede oír al Titiritero. Él le dice que se enteró de ella y la Sección 9 debido al buceo cibernético de Motoko y la buscó porque que se ve a sí mismo en ella.

Él dice que aunque se llamó a sí mismo una forma de vida, en realidad está incompleto porque no puede morir ni reproducirse para crear variedad y por lo tanto tener una mejor oportunidad de supervivencia. Para lograrlo, pide fusionarse con Motoko, lo que le permitirá "llevar a su descendencia a la red misma" y él por fin conseguirá morir. A Motoko le preocupa si seguirá siendo "ella misma", y el Titiritero dice que no hay garantía, pero que ser humano es cambiar, y su deseo de permanecer igual es lo que la limita.

Los francotiradores están en su lugar y están a punto de disparar, pero están teniendo interferencia. Motoko ve una luz brillante y plumas digitales cayendo sobre ella mientras los francotiradores disparan y dan en el blanco en sus dos objetivos, apenas esquivando la cabeza de Motoko al último momento gracias a Batou.

Después vemos a Motoko reiniciando en un cuerpo prostético de niña conectado a unas máquinas y mirándose en el espejo. Batou le cuenta lo que ha ocurrido en las últimas 20 horas: el caso fue encubierto por la Sección 9, el Ministro de Relaciones Exteriores ha dimitido y el cascarón cerebral de la mayor está "desaparecido". Motoko decide irse y cuando Batou le pregunta si "él" todavía está dentro de su cerebro, ella contesta que quien ella es ahora no es ni el Titiritero ni Motoko Kusanagi. Motoko se va sin un destino específico, sólo pensando en la inmensidad de la red.


Personajes y Seiyuus

Motoko Kusanagi / Atsuko Tanaka

Batou / Akio Otsuka

Togusa / Koichi Yamadera

Ishikawa / Yutaka Nakano

Daisuke Aramaki / Tamio Oki

Nakamura / Tessho Genda

Willis / Naruki Masahisa

Puppet Master / Iemasa Kayumi


ANÁLISIS

A pesar de que es una película de hace 20 años, Ghost in the Shell es todo menos anticuada. De hecho, puede haber sido adelantada a su tiempo. La animación es maravillosa, el mundo al que nos lanza está impecablemente pensado, el diseño de personajes es hermoso, y te hace pensar y sentir de una manera diferente.

Si eres amante del anime de Ciencia-ficción y Psicológico, lo más probable es que te interese añadir Ghost in the Shell a tu lista de películas de anime favoritas si aún no lo has hecho. Si no te gusta pensar o te distraes fácilmente mientras ves anime, es posible que no quieras comprometerte con esta pieza en particular.

Razones para verla

Ghost in the Shell es la primera parte de una franquicia que ha continuado con sólo unos cuantos lapsos durante los últimos 20 años. Si eres un fanático del anime, es un clásico que ha influido en tantas otras obras desde su creación, que si te lo pierdes, realmente te estarías perdiendo esta obra maestra que ha inspirado a otros creadores de anime, e incluso a los escritores de Hollywood para crear mundos alucinantes, un buen ejemplo de esto es la película Matrix.

Los temas de la corrupción internacional y el uso de la tecnología para influir en las relaciones internacionales son algo que no solo te hace pensar, sino que es una realidad a la que estamos mucho más cerca ahora a comparación de cuando se lanzó Ghost in the Shell. Con gobiernos y organizaciones capaces de hackear servidores de alta seguridad, es sólo una cuestión de tiempo antes de que alguien pueda sumergirse directamente en una red o de que exista una inteligencia artificial tan avanzada que pueda desarrollar una conciencia. También te hace preguntarte lo que forma a cada individuo. ¿Qué nos hace humanos? Es interesante, aterrador ¡y emocionante al mismo tiempo!

Como si el memorable diseño de personajes, la animación maravillosa y el mundo futurista bellamente detallado no fueran suficientes, la partitura musical tan apropiada es la guinda del pastel. La historia, así como cada personaje, están bien pensados y desarrollados. Ghost in the Shell te lleva en un viaje espiritual y psicológico de auto-descubrimiento junto con Motoko y el Titiritero que te hace sentir como cuando te quedas admirando una obra de arte que realmente te conmueve.

Razones para NO verla

Si ves anime para relajarte y simplemente distraerte, Ghost in the Shell no es la película para ti. No hay charlas ociosas y no hay imagen ni linea de dialogo que no sea significativa. Todo lo que sucede y se dice es relevante para la trama y la dirección de la historia, por lo que si se te pasa algún detalle, es posible que no entiendas lo que está pasando. El diálogo y la historia en sí se basan en gran medida en temas como filosofía, metafísica, tecnología, política, e incluso la espiritualidad. Si no te interesan o no te gusta pensar en estos temas, échale un vistazo bajo tu propio riesgo.

Lidiar con las relaciones internacionales y la tecnología avanzada viene acompañado de violencia, sangre, armas y hasta desnudez. Mientras que todo lo mencionado es completamente relevante y muy lejos de ser innecesario dentro de esta película, si te disgusta la sangre, las balas y los pezones, es posible que quieras saltarte Ghost in the Shell. Desde un torso humanoide con cables y demás colgando, hasta una cabeza sin cuerpo y varios galones de sangre y otros fluidos, Ghost in the Shell no es para los débiles.

— Autor: Lizzy Nyanko (Honey's anime)